LA PLAZA

Tres cremas irresistibles

Frías o calientes. De principal o como entrante. Para el invierno o para el verano. ¿Te gustan las cremas? Pues vamos con tres recetas para que triunfes con tus invitados.

Si es de esos días que te levantas con alma de cocinero, estás de suerte. Eres todo un afortunado, porque vas a poder aprovechar la mar de bien este artículo. Te vamos a contar tres recetas sencillitas de cremas. Una fría, otra calentita y una última con un toque exótico. ¿Te apetecen? Pues vamos al lío.

 

Crema de aguacates

 

Estamos acostumbrados a tomarnos el aguacate en ensalada o en guacamole. Y está delicioso. Pero ¿has pensado alguna vez en hacer una crema fría de aguacates? Vas a sorprender a tus invitados y será un éxito absoluto. Te enseñamos cómo prepararla.

 

Para su elaboración necesitas un par de aguacates, doscientos mililitros de nata, cuarenta gramos de mantequilla, cincuenta de harina y caldito de pollo. Con esto te saldrá crema para unas cuatro personas.

 

Su preparación es muy sencilla. En primer lugar debes derretir la mantequilla en un cazo o cazuela, para seguidamente dorar ahí mismo la harina. Añade luego el caldito de pollo y, sin dejar de remover, pon los aguacates ya troceados con sal y pimienta. Mezcla todo bien y tritura con la batidora hasta que coja textura cremosa. Como paso final debes incorporar la nata, integrar todo y servir fría. Se puede decorar con daditos de tomate, pistachos o cebollino picado. Y también acepta un poquito de zumo de limón en el último paso. ¡Riquísima!

 

 

Crema de brócoli con queso

 

Muchas veces hemos escrito sobre el brócoli para contarte que es un superalimento. Así que vamos a sacarle partido con una cremita tan vistosa como deliciosa. Para su preparación apunta estos ingredientes. Un arbolito de brócoli ­–que sea grandecito–, una cebolla pequeña, una patata medianita, un par de tazas de leche, una pastilla de caldo de verduras, tres quesitos en porciones, pimienta y nuez moscada. Te saldrá una crema para cuatro o seis personas.

 

Trocea bien el brócoli y haz lo mismo con la cebolla y la patata. Cuando lo tengas todo finito, pon estos ingredientes a cocer con agua justo para que los cubra. Añade también la mantequilla, las especias y la pastilla de caldo y deja que el fuego haga su trabajo. Comprueba que está todo tierno y será el momento de añadir los quesitos junto a la leche. Prueba y rectifica si hace falta algo de sal. Ya solo queda triturar bien con la batidora y servir calentita. Para decorar añade unos taquitos de pavo o jamón york, o unos dados de queso. Si lo prefieres, puedes cambiar la mantequilla por aceite de oliva, aunque perderá cremosidad.

 

Crema de coliflor y curry

 

Prepara como ingredientes media coliflor, una patata de tamaño medio, la mitad de una cebolla, un tetrabrik pequeño de nata para cocinar, una cucharada pequeña de curry en polvo, una pastilla de caldo de verduras, una cucharada de mantequilla y tres de aceite de oliva virgen extra. ¿Lo tienes todo?

 

Pues manos a la obra. En una cazuela pon un fondito de aceite y rehoga la cebolla picadita. Luego añade la patata pelada y cortada y la coliflor en arbolitos. Tras un par de minutos cubre con agua e incorpora la pastilla de caldo y el curry. Esto hay que dejarlo cocer tapado durante media hora. La verdura debe quedarte muy tierna. Añade la nata y deja que rompa a hervir de nuevo. Rectifica el punto de sal, súmale la mantequilla y tritura con la batidora. Si está muy espesa puedes ponerle un poco de agua o leche. ¡Lista para comer! Puedes decorarla con un poco de cebolla deshidratada.

 

En un periquete hemos hecho tres recetas de rechupete, ¿no? Se nos ha antojado la crema de aguacates, aunque seguro que pronto hacemos las otras dos. ¿Con cuál te quedarías tú? ¡Con fruta y verdura la vida perdura!

 

<