LA PLAZA

Papel film, usos y curiosidades

El rey de la conservación de alimentos es el papel film. Sus usos son diversos y te los contamos en este artículo.

Si le preguntamos a nuestros mayores por el papel film, muchos de ellos nos mirarán con cara extraña. Normal, ellos utilizaban paños húmedos para conservar alimentos. Pero desde que apareció el papel film en nuestras vidas, todo ha cambiado. Junto al papel de aluminio se ha convertido en el método más utilizado para conservar la comida y no falta en ninguna cocina que se precie.

 

A lo largo de estas líneas vamos a repasar sus usos y propiedades.

 

¿Un poco de historia? Los orígenes del papel film se remontan a la II Guerra Mundial. Diez años antes de la contienda, una empresa norteamericana descubrió por casualidad una sustancia plástica que soportaba cualquier producto químico. Así, los militares de Estados Unidos comenzaron a usar películas de este plástico para proteger los motores y armas de la corrosión. De ahí a proteger alimentos solo había un paso.

 

Usando el papel film

 

El principal uso del papel film es para conservar la comida. Y es que alargar la vida útil de los alimentos es algo fundamental en nuestro día a día. Por ejemplo, te contamos algo que si no haces ya no dejarás de hacerlo desde ahora. Los tallos de los plátanos han de envolverse con papel film para evitar su maduración temprana. ¡Plátanos frescos más tiempo! Para cocinar también es fantástico, por ejemplo para hacer unos huevos escalfados perfectos. Solo tienes que forrar un vaso con film, cascar el huevo en su interior y cerrar el film con un hilo a modo de saco. ¡A cocerlo en agua unos minutos y listo!

 

Como truco, a veces nos cuesta trabajar con el film porque se nos queda pegado o arrugado. La clave es tener el film en la nevera. Con el plástico frío no tendrás problemas para cortarlo, extenderlo y colocarlo. ¡Todos los grandes chefs lo hacen!

 

¿Y fuera de la cocina? Olvídate de vendar tu cuerpo con papel film para adelgazar. No funciona, ya lo ha demostrado la ciencia. Lo que sí que funciona es como protector de tus ramos de flores cuando las tienes que transportar, envolviendo el tallo. O para proteger la maleta cuando te vas de viaje y la metes en la bodega del avión. Es útil para crear un miniinvernadero tapando la maceta con el film. Y también para ahuyentar a las moscas, pon un chorro generoso de vinagre en un vaso, tápalo con film y haz un pequeño agujero en el centro. ¡Milagroso!

 

Diferencias con el papel de aluminio

 

Es inevitable hacer mención a su compañero el papel de aluminio. Semejantes, aunque también distintos. Y sus diferencias van más allá de que uno sea transparente y el otro plateado. Vamos con un repaso rápido y así nos queda bien claro.

 

El papel de aluminio sirve para aislar alimentos con olores fuertes, cocinar en hornos y barbacoas y evitar la exposición de la comida a la luz del sol. Por el contrario, no se debe utilizar para congelar –se quedará pegado el alimento–, ni envolver productos ácidos, pues podrán contaminarse. También está prohibido su uso en el microondas.

 

En el otro lado, el papel film es muy útil para envolver frutas y verduras, que no toleran bien el papel de aluminio. También para cocinar en microondas o temperaturas no muy elevadas si no está diseñado específicamente para ese fin. Tampoco funciona con comida a la que no le puede dar la luz.

 

El papel de film en el microondas

 

La eterna polémica es si puede usarse o no el papel film en el horno o en el microondas. ¿Sabías que el microondas no calienta el plástico directamente? Son los alimentos los que se calientan y por conducción traspasan ese calor al plástico. Entonces, ¿se puede o no usar? ¡Claro que sí! Aunque hay que utilizar un film adecuado, pues no todos los que se venden están preparados. Lo habitual es que soporten temperaturas de hasta 175 grados centígrados, pero mejor echar un vistazo al envase. Así que cuando vayas a La Plaza de DIA a buscar tu papel film no está de más que te pares a comprobar sus posibles usos.

 

¡Listo! A nosotros con tanto escribir nos ha entrado algo de hambrecilla, así que vamos a preparar unos huevos escalfados con el truquito del papel film. ¡Riquísimos y sabrosos!

<