LA PLAZA

Lo mejor del verano, fruta en granizados

Refrescantes, nutritivos y deliciosos. Así son los granizados de frutas que te ayudarán a soportar el sofocante calor del verano.

Doce del mediodía. Cuarenta grados a la sombra. Ni siquiera la brisita del mar te quita el bochorno de encima. ¿Qué hacemos? ¡Tomar un granizado de fruta! Tan sano como delicioso. Además, muy nutritivo y te refrescará en un santiamén. Hay tanta variedad como frutas tengas y son muy sencillos de elaborar. Los puedes preparar en casa con facilidad siguiendo una serie de trucos y consejos. Para eso estamos nosotros, para ayudarte a sacar adelante estas maravillosas recetas. ¿Ya has cogido lápiz y papel? Venga, que en breve vas a tener tu granizado en la mano.

 

Pasos para hacer un granizado

 

1. La elección de la fruta. Este es el primer punto que debemos resolver. En La Plaza de DIA siempre apostamos por productos frescos y de temporada, y en este caso no íbamos a ser menos, ¿no? Hay mucho donde elegir y las variedades son casi infinitas. Puedes elegir un solo tipo de fruta o combinar varias para hacer nuevos sabores. Desde los cítricos a los más veraniegos, pasando por los exóticos. Para gustos, colores.

 

De fresa, limón, naranja o kiwi. De melón, piña o sandía. De higos, ciruelas o pomelos. ¡Qué ricos todos!

 

Una vez que has elegido la fruta o frutas que van a formar parte de tu receta, debes preparar las piezas. Lávalas bien para eliminar impurezas y pélalas de ser necesario, como en el caso de plátanos, kiwis, limones o naranjas. Después, trocéalas para que sea más fácil licuarlas. Puedes optar por una licuadora en vaso o por la batidora tradicional. También sale genial el zumo en los típicos robots de cocinas. Reserva el zumito y sigue con la receta.

 

2. Al rico almíbar. Una parte fundamental del granizado es su sabor dulzón. Este se consigue con un almíbar ligerito a base de azúcar y agua cocido a fuego lento hasta que tenga consistencia de jarabe. Con unos 20 minutos suele ser suficiente para que tenga la textura adecuada.

 

3. Congelando, que es gerundio. El último paso, y el más sencillo de todos, es mezclar el almíbar con el zumo y meterlo en el congelador. Puedes optar por dejarlo una hora y media en el congelador y luego romper el bloque de hielo con una picadora. También hay una forma más rápida: picas hielo y lo pones en una coctelera junto al zumo con el almíbar. Agita unos minutos y listo.

 

Decorando tu granizado de frutas

 

Hacer un granizado es muy sencillo, como has podido ver. Si quieres que te quede de forma profesional, como esos tan deliciosos que ves en bares y heladerías, basta con trabajarse un poquito la decoración. Te vamos a proponer varias opciones para que seas todo un maestro del granizado.

 

  • Siropes. Un clásico de los batidos helados, zumos y granizados. Los siropes de sabores aportan riqueza visual, pero también intensifican el sabor de la mezcla. Imagina un granizado de fresa con un sirope de chocolate. ¡Qué delicia!

 

  • Fruta. Guarda trozos de fruta cuando hagas el zumo para poder decorar al final el granizado. Los puedes recortar y darles formas divertidas para después pincharlas con la cañita o un palito antes de colocarlas en el vaso. Puedes colocar trozos de frutas por encima para darle color y diferentes texturas.

 

  • Dulces. Otra opción parecida a la fruta es optar por golosinas y dulces. Eso sí, no conviene pasarse para no coger calorías de más. Coloca algunas piezas de chucherías para mejorar el sabor del granizado.

 

  • Hierbas aromáticas. Funcionan fenomenalmente hierbas como la menta o la hierbabuena. Le aportan un toque natural y fresco al granizado. Un estilo al mojito, ¿no?

 

No te vamos a engañar. Mientras escribíamos esto teníamos un delicioso granizado de sandía muy refrescante a nuestra vera. Di adiós al calor y disfruta de un rico granizado de frutas. ¿Quién dijo que comer fruta no era divertido?

 

<