LA PLAZA

Ajos y cebollas, la gran combinación

Dos alimentos con propiedades casi milagrosas para tener una salud de hierro y prevenir enfermedades.

Quizá a los vampiros no les haga demasiada gracia, pero el ajo y la cebolla son dos alimentos indispensables en nuestra dieta diaria. ¿Por qué? Por sus propiedades y nutrientes,  que mantienen en buen estado nuestro organismo. “Quien come con cordura, por su salud procura”, dice el dicho popular. Nos hemos propuesto hacer un repaso a los beneficios de estos dos alimentos para que quede claro que su combinación es extraordinaria.

 

Propiedades de los ajos

 

Los ajos son famosos por ser un potente antiséptico, es decir, que te protegen de bacterias e infecciones. Pero además son ricos en alicina, un compuesto anticoagulante, por lo que mejoran la circulación de tu sangre. También refuerzan nuestro sistema inmunológico y son un fantástico antiinflamatorio.

 

Propiedades de las cebollas

 

Las cebollas están compuestas básicamente de agua. Un noventa por ciento de su composición es agua. Pero además contienen un gran surtido de aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas. Vamos, que nutritivamente son muy potentes. Son unos alimentos diuréticos, por lo que consiguen que los riñones funcionen a la perfección. Ayudan a eliminar la mucosidad y depuran la sangra de forma natural.

 

La combinación de ajos y cebollas

 

Si por separado son espectaculares, juntos son la bomba. Según los expertos, si comes ajo y cebolla de forma combinada se aumenta la producción de las dos enzimas responsables de bajar los niveles de colesterol malo. También se reduce en un ochenta por ciento la formación de cálculos biliares derivada de la grasa del colesterol. Ayudan a combatir infecciones y mejoran nuestra calidad de vida.

 

Formas de consumir ajos y cebollas

 

¿Sabías que lo más recomendable es consumir en crudo los ajos y las cebollas? Así conservan todas sus propiedades y beneficios. Aunque claro, lo mismo no te agrada mucho su aroma y sabor. Para solucionar esto, podemos utilizar algunos trucos. Como nos piden tomar diariamente ajos y cebollas, lo mejor es alternar su forma de consumo.

 

Por ejemplo, los ajos picaditos que acompañen a carnes, pescados y sofritos. Pero cuidado con que se te quemen, porque pierden sus propiedades. Puedes darle saborcito al arroz cuando esté cociéndose introduciendo un ajo entero en el agua de cocción. Y es muy saludable tomarse un vaso de agua en el que ha estado sumergido un ajo aplastado durante una hora. ¿Qué tal aromatizar el aceite que usas por la mañana en tu desayuno o en tus ensaladas? Basta con introducir unos ajitos en la botella.

 

¿Y la cebolla? Debes saber que este alimento no pierde sus propiedades con el calor, pero al igual que el ajo no podemos dejar que se queme. Va fenomenal con cualquier guiso y también se puede disfrutar a la barbacoa o asada en el horno. Vamos, una maravilla.

 

Y es que el ajo y la cebolla son dos medicamentos naturales. A nosotros nos encantan, así que vía libre para introducirlos en un sinfín de recetas y a disfrutar de la buena salud.